Las plagas pueden ser una molestia para propietarios de viviendas, agricultores y empresas. Aunque los plaguicidas pueden ofrecer una solución rápida, a menudo acarrean graves consecuencias para el medio ambiente y la salud humana. La gestión integrada de plagas (GIP) es un enfoque sostenible que trata de controlar las plagas mediante una combinación de técnicas, con el objetivo de reducir el uso...