canned_food_at_home

El enlatado es un método popular de conservación de alimentos, especialmente en épocas en las que no se dispone fácilmente de productos frescos. También es una forma estupenda de ahorrar dinero y reducir el desperdicio de alimentos. Si eres nuevo en el mundo de las conservas, puede parecer abrumador al principio, pero con un poco de preparación y algo de equipamiento básico, puedes empezar fácilmente a enlatar tus propios alimentos en casa. En este artículo, le guiaremos a través de los pasos para enlatar alimentos en casa, desde la selección de los productos hasta el procesado de los tarros.

Ventajas de conservar alimentos en casa

La conserva tiene muchos beneficios, entre ellos

  • Ahorrar dinero conservando los productos frescos cuando son de temporada y más baratos
  • Reducir el desperdicio de alimentos aprovechando los productos sobrantes
  • Acceso a alimentos sanos y sin conservantes durante todo el año
  • Personaliza las recetas según tus preferencias
  • Crear regalos caseros para amigos y familiares

Equipo básico necesario para hacer conservas

Antes de empezar a hacer conservas, tendrás que reunir algunos utensilios básicos. Esto es lo que necesitarás:

  • Tarros de conserva con tapas y bandas
  • Enlatadora al baño maría o enlatadora a presión (según el método de enlatado)
  • Embudo para conservas
  • Elevador de tarros
  • Elevador magnético de tapas
  • Extractor de burbujas y espaciador
  • Toallas y paños de cocina limpios
  • Tabla de cortar y cuchillos
  • Olla grande para escaldar las verduras (si es necesario)

Tipos de métodos de conservación

Existen dos tipos de métodos de enlatado: enlatado al baño maría y enlatado a presión.

Conservas al baño maría se utiliza para alimentos muy ácidos, como frutas, encurtidos y tomates. Consiste en sumergir los tarros llenos en agua hirviendo durante un tiempo determinado.

Conservas a presión se utiliza para alimentos poco ácidos, como carnes, aves y verduras. Consiste en procesar tarros llenos en un enlatador a presión a una temperatura y presión específicas.

Selección de productos para conserva

Al seleccionar los productos para enlatar, elija productos frescos y de alta calidad que no tengan manchas ni magulladuras. También es importante seleccionar productos de temporada y en su punto óptimo de frescura.

Preparar los productos para la conserva

Antes de enlatar sus productos, tendrá que prepararlos lavándolos, pelándolos (si es necesario) y cortándolos en el tamaño y la forma deseados. Es posible que algunas frutas y verduras deban escaldarse antes de enlatarse para preservar su color y textura.

Cómo preparar los tarros y las tapas

Para preparar los tarros y las tapas para el enlatado, lávelos con agua caliente y jabón y enjuáguelos bien. Coloque los tarros en un enlatador al baño maría o a presión y cúbralos con agua caliente. Coloque las tapas y los precintos en otro recipiente con agua caliente y caliéntelo a fuego lento.

Rellenar y procesar los tarros

Para llenar los tarros, utiliza un embudo de conservas para evitar derrames y un eliminador de burbujas para eliminar las posibles burbujas de aire. Deje la cantidad adecuada de espacio libre (el espacio entre el alimento y la tapa) según se especifica en la receta. Limpia los bordes de los tarros con una toalla limpia y coloca las tapas encima. Apriete los cierres hasta que queden bien ajustados, pero no demasiado.

Para el enlatado al baño maría, coloque los tarros llenos en el enlatador y asegúrese de que estén cubiertos con al menos 2,5 cm de agua. Lleve el agua a ebullición y procese durante el tiempo especificado en la receta.

Para el enlatado a presión, siga las instrucciones de su enlatadora específica en cuanto a la cantidad de agua que debe utilizar y el tiempo de procesamiento y la presión. Asegúrese siempre de utilizar la presión adecuada para su altitud.

Conservar las conservas

Una vez procesados, retire los tarros del enlatador y colóquelos sobre una toalla limpia para que se enfríen. Cuando los tarros se enfríen, oirá un chasquido que indica que las tapas están selladas. Transcurridas 24 horas, compruebe el sellado presionando el centro de la tapa. Si no se mueve, el tarro está sellado. Si salta hacia arriba y hacia abajo, el tarro no se ha sellado y los alimentos deben refrigerarse o volver a procesarse.

Guarde sus conservas en un lugar fresco y oscuro, como una despensa o un sótano. Los alimentos enlatados correctamente procesados pueden durar hasta un año o más.

Resolución de problemas comunes en el enlatado

Algunos problemas comunes de las conservas son que los tarros no cierran bien, el líquido se enturbia y los alimentos se estropean. Para evitar estos problemas, siga siempre una receta probada, utilice productos frescos y procese correctamente los tarros.

Precauciones de seguridad al enlatar

Hacer conservas puede ser una actividad segura y divertida, pero es importante seguir unas pautas de seguridad para evitar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos. Utilice siempre recetas probadas, prepare adecuadamente los productos y procese los tarros según el tiempo y la presión recomendados. No modifique las recetas ni los métodos de enlatado y siga siempre las prácticas de higiene adecuadas.

Preguntas frecuentes

  1. ¿Puedo reutilizar los tarros de conserva y las tapas?
  • Los tarros pueden reutilizarse siempre que no presenten grietas ni astillas. Las tapas no deben reutilizarse, ya que podrían no cerrar correctamente.
  1. ¿Puedo sustituir ingredientes en las recetas de conservas?
  • No se recomienda sustituir ingredientes en las recetas de conservas, ya que puede afectar a la acidez y la seguridad del producto final.
  1. ¿Puedo enlatar productos lácteos o a base de huevo?
  • No se recomienda enlatar productos lácteos o a base de huevo, ya que pueden albergar bacterias nocivas.
  1. ¿Puedo utilizar una olla a presión para hacer conservas al baño maría?
  • Sí, se puede utilizar un enlatador a presión para enlatar al baño maría siempre que los tarros estén totalmente sumergidos y cubiertos con al menos 2,5 cm de agua.
  1. ¿Puedo guardar las conservas en el frigorífico?
  • Sí, los alimentos enlatados que no se cerraron correctamente pueden refrigerarse y consumirse en pocos días.

Conclusión

Hacer conservas en casa es una forma estupenda de conservar los productos frescos, ahorrar dinero y reducir el desperdicio de alimentos. Con el equipo y las técnicas adecuadas, cualquiera puede aprender a hacer conservas en casa. Sólo tienes que acordarte de seguir recetas probadas, practicar una higiene adecuada y dar siempre prioridad a la seguridad.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados *